Cómo sobrellevar una ola de calor

 En Salud

En los últimos meses hemos sufrido varias olas de calor, unas altas temperaturas que pueden afectar a nuestra salud y bienestar. Acciones tan básicas y sencillas como beber con regularidad y no esperar a tener sed, no salir a la calle en las horas centrales del día o ventilar la casa por la noche, pueden hacernos más llevaderos estas temperaturas.

Y es que, señalan los expertos, las altas temperaturas pueden suponer importantes riesgos para la salud, ya que la regulación de la temperatura del cuerpo supone un estrés para el organismo.

El cuerpo debe permanecer a una temperatura de 35º a 37º, pero si sobrepasa estos grados, debe hacer un esfuerzo para enfriarse y en los casos más extremos, cuando no puede, se produce un golpe de calor. Esto sucede porque el sistema de regulación de la temperatura corporal se descompensa y al organismo se le agota la energía para hacer la termorregulación.

Debes saber que los efectos del calor no afectan a todo el mundo por igual, siendo las personas mayores, los niños menores de cuatro años, las mujeres embarazadas y las personas que trabajan al aire libre los más vulnerables.

Recomendaciones para sobrellevar una ola de calor

Beber con regularidad aunque no tengas sed

El principal problema de la ola de calor es la deshidratación que provoca, y cuando tenemos sed ya lo estamos. Por ello, hay que beber antes de tener sed y con regularidad, poca cantidad pero con mucha frecuencia.

Así que lo mejor es tener siempre a mano una botella de agua. Además, refrescar el cuerpo puede ayudar a que el organismo regule más rápidamente su temperatura.

Evita comidas copiosas

Como hemos comentado, el cuerpo debe emplear una gran energía para autorregularse y cuando las comidas son copiosas, la digestión supone otro gran esfuerzo físico aunque esté en reposo.

Por ello, los expertos recomiendan consumir alimentos ligeros que ayuden a recuperar las sales perdidas por el sudor, como ensaladas, frutas, verduras o zumos.

Disminuir el consumo de bebidas con cafeína, azúcar y alcohol

Otra de las recomendaciones que debemos hacer es que evites este tipo de bebidas porque estimulan y aceleran el metabolismo y frente al azúcar, el cuerpo tiene que desechar el exceso.

Como podrás imaginar, estas bebidas también suponen un desgaste energético y pueden dar lugar a problemas cuando el cuerpo tiene que luchar también frente al calor.

Por su parte, el alcohol dilata los vasos sanguíneos, descompensa el organismo y deshidrata.

No practicar deporte en exteriores durante el día

Practicar deporte durante el día en verano no es buena opción porque puede suponer un riesgo para la salud ante las altas temperaturas.

Lo ideal es hacer deporte por la noche y especialmente a primera hora del día, ya que el ambiente se ha enfriado de madrugada y la temperatura será previsiblemente inferior, por la tarde, el suelo suele guardar aún el calor.

Ventilar la casa por las noches

Debes procurar tener la casa fresca cerrando ventanas y bajando persianas siempre que sea posible durante el día y ventilar durante la noche.

Usa ropa transpirable

En esta época del año, lo ideal es llevar ropa ligera, holgada y que deje transpirar. En cuanto al color, los tonos claros reflejan más los rayos del sol y mantienen el cuerpo más fresco al evitar que el calor se concentre en la ropa.

Camina por la sombra y lleva sombrero

Cuando salgas a la calle, camina siempre que puedas por la sombra y no olvides el sombrero para protegerte del sol.

Duchas con agua tibia

A la hora de ducharte, hazlo con agua tibia, ya que si lo haces con agua muy fría, la diferencia térmica puede causar un impacto en el cuerpo. La piel se constriñe, la circulación central puede dar un pico de hipertensión e incluso puede generar accidentes cardiovasculares. El resultado sería un corte de digestión.

No permanecer ni dejar personas ni mascotas en vehículos estacionados y cerrados

Cuando un coche está expuesto a la luz solar en plena ola de calor puede ser “un verdadero horno” y puede llegar a más de 60 ºC en tan solo 15 minutos.

Acudir al médico ante síntomas relacionados con las altas temperaturas

Si los síntomas que sufrimos se mantienen durante más de una hora y pueden haber sido provocados por las altas temperaturas, debemos acudir a un centro de salud u hospital.

Los síntomas relacionados con un golpe de calor son la astenia, fatiga que se convierte en malestar, los mareos, los vómitos e incluso la fiebre. Estos síntomas pueden manifestarse a los dos o tres días de que una persona haya estado expuesta al calor. El experto recomienda observar las señales que pueda lanzar el cuerpo.